Podas

Actualizado: mar 10

Al establecer un huerto se debe considerar que el exuberante desarrollo de los árboles, paulatinamente irá reduciendo los espacios o claros entre una planta y otra, lo que propiciará notables descensos en la producción por la falta de penetración de luz solar, y por ello, es conveniente conocer los diferentes tipos de poda que se pueden realizar en el aguacate.




a). Podas de árboles recién plantados.

Se realiza para estimular la brotación vegetativa y compensar la posible pérdida de raíces, cortando la mitad de la superficie de las hojas. También se pueden quitar hileras de 4 hojas partiendo de abajo hacia arriba.


b). Poda de árboles jóvenes.

A los tres años de edad se debe realizar la poda de formación, la cual consiste en evitar el desarrollo de troncos múltiples quitando chupones y ramas que emerjan pegadas al injerto, deben dejarse de tres a cuatro ramas principales a fin de facilitar las operaciones y el máximo aprovechamiento de la radiación solar, así como la llegada de aire adecuado.




c). Poda de árboles adultos.

A partir de la producción no deben hacerse podas fuertes, ya que se ocasiona gran desequilibrio de nutrimentos que repercute en baja y raquítica floración y, por consecuencia, en una disminución de la producción.

Se deben podar las ramas basales más cercanas al suelo a un metro de altura. Asimismo, debe eliminarse el brote central apical y las terminales de las ramas laterales para facilitar el manejo fitosanitario; además de lo anterior, también debe efectuarse poda de las ramas internas que no reciben suficiente luz solar y se vuelven improductivas. Esta poda conviene realizarla durante el mes de junio o después de la cosecha.


d). Poda de rejuvenecimiento de árboles.

Se sugiere que los cortes de rejuvenecimiento se hagan en huertas de 20 años en adelante, cuando las copas de los árboles ya se han juntado, y la fructificación haya disminuido considerablemente, consiste, en eliminar todas las ramas, de manera que solo queden troncos de 1.0 a 1.5 metros de altura, sin cortar por debajo del injerto a fin de evitar brotes de los patrones. Esta práctica se puede hacer en líneas alternas o en la totalidad de la huerta; se sugiere la primera opción, cortando primero una línea y cuando ésta empiece a producir, se cortará la otra, a fin de no bajar la producción de la huerta en su totalidad.


Manejo de los brotes de rejuvenecimiento.

Los brotes nuevos en sus primeros estados de crecimiento son muy susceptibles a plagas, por lo que se hace necesario su revisión continua y control. La fertilización al suelo será necesario a partir de que haya hojas adultas.

22 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo